Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en los niños (TDAH)

Por: Alejandra Brito

El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos más comunes en los niños y puede afectarlos de distintas maneras. Este trastorno hace que al niño se le haga difícil concentrarse, prestar atención y problemas para manejar las relaciones interpersonales. Algunos niños pueden ser hiperactivos o tener problemas para tener paciencia.

Síntomas:

  • No escuchan, no prestan atención.
  • No retienen, se les olvida o pierden la información sobre lo que tienen que hacer.
  • Dicen lo primero que se les ocurre, hacen lo primero que piensan.
  • Cuan
    do más necesario es que estén tranquilos, más inquietud presentan.
  • No son capaces de dedicar mucho tiempo a una tarea que requiera esfuerzo mental.
  • Saben hacer muchas cosas pero no son capaces de llevarlas a término.

El TDAH es más común en los niños que en las niñas. A menudo comienza en la niñez pero puede llegar a extenderse hasta la adultez.

No hay claridad sobre la causa del TDAH. Puede estar vinculado a los genes y a factores en el hogar o sociales. Este trastorno tiene un alto carácter hereditario, lo que puede implicar que la madre podría tener un TDAH no diagnosticado; otras causas pueden ser el plomo que se encuentra en las tuberías y pinturas, fumar y beber alcohol durante el embarazo, los aditivos alimentarios como los colorantes que pueden llegar a empeorar la hiperactividad. Es de suma importancia hacer campañas de concientización sobre los factores que pueden causar este trastorno a los niños, ya que los padres al no tener conocimiento sobre cuáles son las cosas que hacen daño a sus hijos no toman las medidas adecuadas y el niño es quien se ve afectado. Como por ejemplo, tener precaución con los juguetes de los niños y el plomo que contiene la pintura y los plásticos con los que estos juguetes están hechos, debido a que los niños están en constante exploración del entorno para su aprendizaje y todo se lo llevan a la boca.

Para prevenir el TDAH se debe tomar en cuenta que en los primeros 4 años de vida el niño debe establecer un vínculo solido con los padres, ya que crear este tipo de vínculo lo puede ayudar a controlar sus impulsos. Este vínculo se crea con expresiones de afecto, contacto visual, palabras de aliento, valoración del esfuerzo, tiempo de calidad haciendo actividades que le guste al niño, entre otros. Es necesario crear hábitos y rutinas adecuados de conducta desde los primeros momentos, ofrecer al niño experiencias que lo ayuden a controlar la impulsividad, fomentar el desarrollo del auto-control y la autorregulación de la conducta. Se les puede ayudar mostrando tranquilidad, permitiendo que los niños hagan las cosas por sí mismo, aunque le tome más tiempo, permitir que asuman responsabilidad por sus conductas y las consecuencias de estas, etc. Para todo esto hay que propiciar un buen desarrollo motriz y el aspecto afectivo social.

Para manejar o superar el TDAH los padres deben tener estrategias que le permitan ayudar a su hijo a regularse y auto controlarse. Deben trabajar la estructuración del ambiente, externalización de la información e internalización de los procesos. Los terapeutas familiares pueden orientar a los padres en el manejo de los niños con TDAH. También los profesionales en el área de la terapia cognitivo-conductual son de vital importancia para manejar dicho trastorno.

Para intervenir se puede acudir a los psicólogos, psicopedagogos, médico pediatra y neurólogos.

 

Bibliografía:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001551.htm

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastorno-de-deficit-de-atencion-e-hiperactividad-facil-de-leer/adhd-trifold-sp-final_60716.pdf

http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/tdah-y-el-glifosato.aspx

http://www.tdahytu.es/tag/consejos-para-padres-con-hijos-con-tdah/

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *