¿Se puede ayudar a un adolescente que piensa suicidarse?

Por: Anibelka Peña

De acuerdo con Centers for Disease Control and Prevention, el suicidio es la tercera causa de muerte en los jóvenes de 15 a 24 años, además se cree que cada suicidio de un adolescente estuvo antecedido por 25 intentos. Esto es un hecho que perturba la vida del entorno de este adolescente, dejando padres, familiares, amigos y allegados en completa tristeza y haciéndose preguntas tales como: ¿Yo pude haberlo ayudado? ¿Por qué no me di cuenta? ¿Lo habrá hecho notar? ¿Qué le estaría pasando? , entre otras cuestionantes que solo perturban su mente.

La depresión y las tendencias suicidas son muy comunes en los adolescentes, ya que estos se encuentran experimentando un período de cambio tanto físico como cognitivo, que a su vez viene acompañado de posibles cambios en su entorno social, como el divorcio de sus padres, entre otros, que pueden afectar la búsqueda de identidad del adolescente en este período y causar ciertos niveles de presión que aumentan la posibilidad de incurrir en estas tendencias.

Pero, ¿realmente se puede ayudar a un adolescente que piensa suicidarse? Sí, se puede. Comenzando por conocer y señalar los síntomas: un adolescente que demuestre cambios en sus hábitos alimenticios y de dormir, que se vuelva rebelde, use drogas o ingiera mucho alcohol, se aleje de sus amigos y familiares, pierda interés en sus pasatiempos favoritos y en los estudios, presente poca tolerancia a los elogios o a los premios, tenga cambios muy marcados en su personalidad,  se presente muy contento después de un período de depresión, que lance indirectas como: no les seguiré siendo un problema, no me importa nada, para que molestarse, o no te veré otra vez, este último síntoma es de gran importancia y se le debe prestar atención de inmediato. El reconocer que estos síntomas señalan un problema no derriba el mundo, si no que ofrece la oportunidad de hacer algo al respecto. Estas señales no siempre son muy evidentes, dificultando la detección del problema. Sin embargo, mientras mejor se conozcan las señales, más probabilidades hay de percibirlas si se presentan.

¿Y qué puedo hacer para ayudarlo? Hable con el adolescente sobre su preocupación, esto le demostrará que le importa a los demás,  llévelo a un especialista de la salud mental, como un psicólogo clínico, un psiquiatra o un terapeuta infanto-juvenil, que le ayudara a tratar la crisis más a fondo. Si hay riesgo suicida se recomienda supervisión constante, y, en algunos casos, internamiento. Con el apoyo de sus padres y un especialista el adolescente puede recobrar su interés por la vida y sentirse querido e importante para su entorno.

Un adolescente que se sienta amado y útil es menos propenso a sufrir depresiones que los lleven al suicidio, por lo cual es vital asegurarle un entorno en el que se sienta apoyado para desarrollarse y dialogar sin toparse con la barrera del prejuicio.

 

Bibliografía

http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/Spanish/El_Suicidio_en_los_Adolescentes_10.aspx

http://kidshealth.org/es/parents/suicide-esp.html

https://www.aboutespanol.com/suicidio-en-la-adolescencia-23237

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *