¿Los videojuegos pueden ser buenos para los niños?

A lo largo de las últimas décadas la accesibilidad de los videojuegos para los niños ha aumentado en gran medida, antes se pensaba que los videojuegos pueden llegar a impulsar a la agresividad y limitar la actividad social en los niños, pero, en la última década los videojuegos “online” han llamado la atención de los niños siendo unas de las razones el relacionarse con sus amigos desde la comodidad y seguridad de sus hogares.

Cuando videojugamos se hace necesaria la utilización y la activación de estímulos relacionados con los dos hemisferios del cerebro, de manera interactiva y mutuamente reforzada. La emoción, el instinto, la fantasía y el desorden nos ofrecen la oportunidad de razonar, deducir, analizar y sintetizar con rigor. Sólo así podemos llegar a comprender cómo las tradicionales categorías lógicas no son por sí solas capaces de explicar la complejidad de nuestro convulso mundo y su fascinante universo simbólico. (Gramigna & Gonzalez, 2009)

Todo esto nos lleva a deducir que los videojuegos estimulan lo que es la imaginación, la empatía, el razonamiento lógico y la capacidad de entender el entorno que nos rodea, tanto como en el juego como en la vida “real”.

Guerrero defiende en su artículo Herramientas lúdicas, pedagógicas y metodológicas a través de los videojuegos que los videojuegos otorga una capacidad de comunicación y sumergen al individuo a un mundo imaginario, que puede ser usado para crear una manera de crear un juego educativo que entretenga al jugador. (Guerrero, 2014)

Ventajas

Algunos estudios reconocen que los videojuegos apoyan el desarrollo de una amplia gama de estrategias que son muy importantes para el aprendizaje como: la resolución de problemas, el aprendizaje de secuencias, el razonamiento deductivo y la memorización. Además, resulta fácil introducir estrategias didácticas grupales como el trabajo cooperativo o el aprendizaje basado en resolución de tareas. (González y Blanco, 2008).

Los videojuegos tienen aspectos positivos relacionados con el aprendizaje de nuevas lenguas y estrategias de pensamiento. (Fuentes, L., & Pérez, L, 2015)

  1. Estimulan el desarrollo de las habilidades físicas-mentales.
  2. Habilidades de pensamientos
  3. La mayor parte de los videojuegos fomenta la memorización y la investigación.
  4. Les permite saber las consecuencias de sus acciones y el efecto que tiene.
  5. Fomenta la amistad y el liderazgo
  6. Incrementa la eficacia al trabajar bajo presión

Perjuicios

El uso de videojuegos puede repercutir en el rendimiento escolar cuando, por jugar, se descuida la realización de tareas escolares, se sacrifican horas de sueño o se exponen a demasiadas horas ante la pantalla sin respetar los periodos de descanso necesarios. (Fuentes, L., & Pérez, L, 2015)

  1. Algunos géneros de videojuegos son impactantes emocionalmente a los niños.
  2. Pueden generar comportamientos agresivos.
  3. Remplazan actividades como deporte, paseos y tareas escolares.
  4.  Disminuye el rendimiento académico.

Se debe tener presente que para los niños lo importante es el juego y no el juguete, y que únicamente requieren, como requisito indispensable, que los padres le presten el tiempo necesario para que los niños se sumerjan en el mundo lúdico, en el que aprenderán habilidades que les permitirá llegar a ser personas que no dependen del explosivo desarrollo tecnológico de la información y la comunicación, sea ésta la televisión, la radio, la música, los videojuegos, la telefonía, el internet, etcétera. (Reyes et al., 2014)

Al final de cuenta determinados géneros de videojuegos pueden influir en la mentalidad del niño dependiendo a la edad en la que lo sumerjan a este. Si bien los niños escogen los videojuegos que desean jugar en ese instante, muchos padres no prestan atención a los contenidos de dichos juegos y no ponen un límite a las horas jugadas ni le explican que es una fantasía y que muchas de las acciones y decisiones no se pueden hacer en el “mundo real” y deben tener presente que los videojuegos no son malos de por si para los niños, pero no por eso deben dejarlos horas delante de un ordenador y no estar presente para saber el contenido y determinar si sus hijos están capacitados de tratar los temas en dicho videojuego.

Escrito por: Lorena Feliz

Bibliografía

Fuentes Fuentes, L., & Pérez Castro, L. (2015). Los videojuegos y sus efectos en escolares de Sincelejo, Sucre (Colombia). Opción, 31 (6), 318-328.

GONZÁLEZ, C. y BLANCO, F. (2008). Emociones con videojuegos: Incrementando la motivación para el aprendizaje Revista Electrónica Teoría de la Educación y Cultura de la Información.

Echeverri, J. (2014). Herramientas lúdicas, pedagógicas y metodológicas a través de los videojuegos. Revista e-ikon (1), 24-30.

Gramigna, A., & Gonzalez, J. (2009). Videojugando se aprende: renovar la teoría del conocimiento y la educación. Dialnet.unirioja.es.

Reyes, K., Sanchez, N., Toledo, M., Reyes, U., Reyes, D., & Reyes, U. (2014). Los videojuegos: ventajas y perjuicios para los niños. Medigraphic.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *