¿Los niños pueden tener depresión?

La depresión es un trastorno que también afecta a niños, quizás no exactamente igual que con los adultos pero es un hecho de que si ocurre. Ahora bien, ¿Cómo se presenta en niños y/o bebes? ¿Cómo le afectaría en el desarrollo social?

La depresión no es un trastorno que solo afecta a adultos, debido a lo extraño que suena, se creía que la depresión solo se presentaba en comienzos de la adolescencia. El psicoanalista estadounidense René Spitz, acuñó el término Depresión Analítica para referirse al síndrome que sufrían los bebés de los orfanatos cuando se les privaba de cuidados relacionados con el apego durante el primer año de vida. Además de que se tenía un razonamiento de que los niños no tienen preocupaciones pero la realidad es que si las tienen, puesto que su desarrollo cognitivo no le permite encontrar explicaciones racionales a la gran mayoría de las cosas que le ocurren y no sólo se preocupan por los problemas reales, sino también por los imaginarios.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno en el que la persona se siente abrumada por la tristeza, pierde interés en las actividades y muestra otros síntomas como culpa excesiva o falta o limitación de alguna facultad física o mental que imposibilita o dificulta el desarrollo normal de la actividad de una persona.

Efectos de la depresión en bebes y/o niños

La depresión en niños puede ser severa y de larga duración y puede interferir en todos los aspectos de su vida diaria, desde el rendimiento escolar hasta sus relaciones con amigos y familiares.

Dos psicoanalistas, en los años cuarenta, aparecen las primeras descripciones de  la Depresión Infantil,  (Spitz y Wolf, 1946) observaron cómo algunos niños separados de las madres por ingreso en instituciones presentaban un cambio en su comportamiento: lloro, desinterés, apatía, descenso del apetito, retraimiento y estancamiento en el desarrollo físico.

En los niños más pequeños a veces es muy difícil diagnosticar la depresión porque los síntomas, por lo regular, son diferentes a los de los adultos. Por ejemplo, en los bebes, la depresión puede manifestarse como una incapacidad para prosperar o ganar peso, o como una demora en el habla o el desarrollo motor. En los niños de edad escolar, la depresión puede manifestarse como conducta antisocial, preocupaciones excesivas, perturbaciones del sueño o fatiga no justificada. (Morris, 2009)

El síntoma más frecuente en niños de 3 a 6 años es la ansiedad, fobias, trastornos alimenticios, probablemente no exprese muchas emociones, no juega con otros niños a menos que se lo pidan, habla poco, no se relaciona con los demás, presenta disminución del hambre, se alteran con facilidad, dificultad psicomotora y del desarrollo emocional.

De 7 a 11 años, los síntomas son un poco mas anormales, ya que presenta apatía, lentitud, hiperactividad, se aburre con facilidad, se siente culpable, miedo a la muerte, falta de atención, disminución del rendimiento escolar, fobia al colegio, trastornos del sueño y psicosomático.

Para finalizar en el desarrollo social, los niños adquieren conductas, creencias, normas morales y el objeto del aprecio de su familia y de los grupos culturales a los que pertenece. La socialización en los niños determina, en su mayoría, la persona que será en el futuro. Un niño que presente falta de interés en las actividades que requieran sociabilidad con otros, es una señal para estar al tanto de su comportamiento o desenvolvimiento en la sociedad.

Escrito por: Narcy Guzmán

Referencias

https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/depresion-ninos-informacion-padres-familiares

González, Carlos. https://www.emagister.com/blog/la-depresion-los-primeros-anos-vida-depresion-anaclitica/

Morales, Alejandro. https://www.institutomodernocomitan.com/copilacion/

Morris y Maisto. (2009). Trastornos Psicológicos. En Psicología (517). México: Pearson.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *