Impacto de las pandillas en Adolescentes.

”Las primeras características negativas de las pandillas: violencia, negativismo, rechazo a lo establecido y anti utilitarismo.”-(Cohen, 1955.)1

 Con el gran incremento de adolescentes uniéndose a pandillas, ha habido cada vez mayor convocatoria de investigación para determinar por que estos se unen a las pandillas, los efectos a largo plazo del curso de vida de estos adolescentes que pertenecen a pandillas.

Las pandillas representan un problema para toda la sociedad, pero también de forma más directa aquellos adolescentes que se están haciendo parte de estas ya que las pandillas pueden traerle consecuencias peligrosas.

 Rango de Edad y Genero:

 Acumulativo de pertenencia a pandillas de inicios hasta la edad de 19 años.

Dentro de la encuesta de Seattle Social Development Project, el 21,4% de los encuestados (n=173) reporto haberse unido a una pandilla. La edad promedio en la que los encuestados se había unido a una pandilla fue de 14.9 años. Ningún individuo informo haberse unido a una pandilla después de los 19 años (Figura)2.

Lo cual nos muestra que el rango mayoritario de adolescentes que se unen a pandillas se encierra entre los 14-15 años, dando suma importancia a la formación moral desde la adolescencia temprana, ya que en esta edad son más vulnerables y por ende propensos a unirse a pandillas.

En el tema del género, basándome en la literatura del Aggression and Violent Behavior3, Volume 37, 2017, el género predominante en las pandillas es el masculino, por mayor porcentaje, y por esta razón las hembras en las pandillas ha sido un tema pasado por alto por años, pero a pesar de esto, es una novedad el hecho de que si hay un número considerable de chicas adolescentes que se unen a pandillas, incluso se ha evidenciado que existen pandillas únicamente femeninas.

 ¿Por qué se unen los adolescentes a las pandillas?

 Social, económico y cultural son los factores que empujan a muchos adolescentes en la dirección de formar parte de una pandilla.” (Rizzo, 2003).4

El principal factor que lleva a los adolescentes a unirse a una pandilla es la falta de comunicación padre e hijos, incluyendo esto que los jóvenes sienten que no reciben apoyo o atención en casa, no se sienten importantes, también hay falta de supervisión parental. Y todo esto es algo que se remonta desde la niñez en cuanto a la forma de crianza, la falta de dedicación de los padres a inculcar valores en sus hijos, y la poca importancia a realmente tomarlos en cuenta, ofrecerles amor, apoyo y un digno ejemplo a los niños.

Los casos más destacados son los adolescentes que se unen a estas pandillas en busca de un sentido de pertenencia y de identidad.

Otros en busca de suplir sus necesidades básicas, como comida, ropa, refugio, o en busca de protección, en este caso las pandillas pueden representar una forma de supervivencia.

Otros factores importantes a mencionar son los individuales, tales como la baja autoestima, eventos violentos en su niñez, tanto violencia domestica como ambiente peligroso en sus propios barrios.

Algunos adolescentes sienten una descarga emocional cuando desobedecen a la autoridad o cometen delitos.

Mucho tiempo de ocio o falta de propósito o proyectos.

Los adolescentes son rutinariamente demonizados por los políticos y los medios de comunicación.

¿Cómo influyen los medios en el incremento de adolescentes en pandillas?

En películas y programas televisivos de los jóvenes como violentos, pandilleros, ladrones, ha creado todo un ambiente que se ha convertido en una especie de escuela en la que se les muestra a los jóvenes como vestir, comportarse y actuar de manera a expresar abiertamente su rechazo social, su rebeldía y su inconformidad con el sistema.

”El cine creo toda una mitología sobre una generación rebelde, por naturaleza ensimismada en sus conflictos generacionales y derrotada de antemano por sus vicios.” (Berthier,2000)5

 ¿Que ofrecen las pandillas a los adolescentes?

Las pandillas pueden funcionar como familias sustitutas para algunos adolescentes. De esta manera ofreciéndoles un sentido de pertenencia. Estas prometen dar un apoyo incondicional, también dando la impresión de que siendo parte de estas obtendrán respeto. Destacan el hecho de que proveer protección a sus miembros.

Estas ofrecen una manera de obtener ganancias económicas a través de actividades ilegales.

De manera general, esta idea de ”seguridad” que ofrecen las pandillas conlleva a que un gran número de adolescentes se unan a estas ignorando las consecuencias y riesgos que representan pertenecer a una pandilla.

 Consecuencias de pertenecer a una pandilla en la adolescencia:

Las consecuencias que esto representa son tanto a corto plazo como a largo plazo en su vida, en ámbitos como la salud mental, su desarrollo psicosocial, y de manera más impactante en su vida adulta.

Según un reporte de American Psychiatric Association en 1994 6, se evaluó a miembros de pandillas a largo plazo, en cuanto a su salud mental dieron resultados para la depresión mayor o trastornos de ansiedad generalizada, abuso o dependencia del alcohol o drogas, todo esto a la edad de 27,30,33 años.

Es razonable pensar que para un adolescente unirse a una pandilla puede interrumpir y corromper su transición a la adultez, y por ende esto tendrá un impacto negativo, limitando así las oportunidades futuras que se le presenten.

Por ende, queda evidenciado que el pertenecer a una pandilla desde adolescente, ya sea que esto sea solo por un corto tiempo, va a impactar en su vida presente y futura de manera negativa.

 En conclusión, considero que la identificación temprana de los riesgos que representan el pertenecer a una padilla, puede servir de prevención para muchos adolescentes, para que no por el hecho de que sientan que le ofrezca muchas cosas como antes mencionamos, ignoren las numerosas y graves consecuencias que están le pueden traer. Así que esperamos que toda la información presentada sirva concientizar a los adolescentes de que estas no representan una solución, y poder tomar buenas decisiones.

 Escrito por: Sorielis Martinez Díaz

 

Bibliografías:

1.- Albert K. Cohen, Delinquent Boys: The Culture of the Gang, Free Press, Glencoe, Illinois, 1955. Recuperado de: https://search.proquest.com/openview/f20cd2911eac793f60fd7f1a40a7d4fa/1?pq-origsite=gscholar&cbl=1818729

 2.- Cumulative gang membership onset through age 19 years: Seattle Social Development Project, Washington, 1985–2008. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3987584/

 3.- The lives of female gang members: A review of the literature. Aggression and Violent Behavior, Volume 37, 2017. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1359178916302270

4.- Rizzo, M. (2003). Why do children join gangs? Journal of Gang Research, 11(1), 65-75. Recuperado de:https://psycnet.apa.org/record/2003-09839-005

 5.- Héctor Castillo Berthier, op. cit., 2000, p. 167. Recuperado de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1607-050X2004000100006&script=sci_arttext

 6.- Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 4th edition. Washington, DC: American Psychiatric Association; 1994. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3987584/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *