El éxito escolar: vivencia del adolescente sobre el manejo de los padres

En la adolescencia ocurren un sin números de cambios en nuestro cuerpo, pero aparte de cambios físicos también experimentamos cambios emocionales y mentales. Existen padres que al sus hijos comenzar la etapa de adolescencia se preocupan por las cosas que puedan pasar y una de ellas es el éxito escolar, ya que hay una gran diferencia entre un niño pequeño a un adolescente padeciendo nuevos cambios en su vida como la búsqueda de su identidad.

Escrito por: Marta Malagoli

¿Es bueno que los padres de concentren en el éxito escolar de sus hijos adolescentes? ¿Cómo puede afectar o ayudar y que causas pudieran ocurrir en los hijos?

Cuando comenzamos a entrar en la etapa de la adolescencia ya nuestros padres nos ven diferente y suelen cambian su comportamiento y desde un punto de vista descuidan el ámbito escolar, ya no revisan los cuadernos o le dan el mismo seguimiento como cuando éramos más pequeños.

Balli, Wedman y Demo (1997), reportaron que la supervisión de los padres de las tareas escolares y el nivel de realización de las mismas era un factor importante en el desempeño escolar.  Martínez (2004), sugiere que el factor más influyente en el desempeño escolar son las prácticas familiares, incluso por encima de los aspectos demográficos, económicos y comunitarios que rodean al estudiante.

He notado a través de las experiencias de mis compañeros e incluso en la mía, que la influencia de los padres en el éxito escolar puede tener tanto un impacto negativo como un impacto positivo dependiendo de la forma en la cual es manejada. El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE, 2003), sostiene que para la mejora de la calidad de la educación es indispensable lograr una interacción efectiva entre los padres de familia y los docentes y en general, entre todos los sectores de la sociedad.

Normalmente tiende a tener un impacto positivo ya que los padres se mantienen en constante deseo de la superación de su hija o su hijo con supervisión y apoyo, esto es posible con participación activa en el ámbito escolar, sostener una motivación de superación y éxito, también puede funcionar en reforzar y premiar, pero teniendo en cuenta que es su deber y no para complacer a mamá y/o a papá y obtener una recompensa. Pero qué pasa con aquellos padres que no proceden a tener una concentración adecuada hacia el adolescente que está pasando por cambios en su vida, existen múltiples causa como el ”voy hacerlo para complacer a mis padres” pero realmente no lo hacen por sí mismo; entonces ahí hay un éxito escolar perjudicado, lo ideal sería que el adolescente se sienta orgulloso de sí y el éxito escolar que este pueda obtener.

La familia es, por tanto, un arma de doble filo, ya que en el contexto familiar puede alimentarse tanto el caldo de cultivo del bienestar, como también el de la inadaptación y la infelicidad.» (Musitu, Estévez y Jiménez, 2010).

¿Cómo vive el adolescente esta experiencia?

He descubierto como ya había citado más arriba todo dependerá del padre en como pueda influir en la vida del adolescente. La intensidad con el que se concentre puede afectar y llevar a crear una conducta rencorosa con los padres, puede ocasionar una respuesta no positiva para ellos ya que no lo hacen por sí mismo, como también puede ser todo lo contrario puede llevar a tener una conducta satisfactoria, motivación al ver que sus padres se preocupan por ellos, se sienten confiados de sí mismo y se sienten apoyados, no dudan en pedir ayuda de sus tutores ya que confían en que ellos estarán ahí para ayudarlos.

¿Cómo puedes ser un padre o una madre concentrada en el éxito de tu hijo o hija de manera que impacte positivamente?

Tenga buenas expectativas en el ámbito escolar, habilidades y estrategias que pueda transmitir a su hijo, evite influenciar con situaciones emocionales que puedan afectarle y establezca una relación con la escuela.

Al hilo de todo esto, Mora (2014) señala que la emoción es la base del aprendizaje. Este autor defiende que sólo se puede aprender aquello que se ama y sólo se puede enseñar a través de la alegría, porque la emoción está en la base de todas nuestras conductas y es la energía que mueve el mundo. Por ello, advierte a los docentes de que han de ser conscientes de cómo plantean la enseñanza. Las experiencias que los alumnos tienen en las aulas cambian la física y la química de su cerebro. Los profesores y, por supuesto, los padres, a través de las experiencias a las que exponen a los niños y adolescentes, transforman el cerebro de éstos.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Artículos:

  • Ángel Alberto Valdés Cuervo, Mario José Martín Pavón y Pedro Antonio Sánchez Escobedo,
  • Ángel Alberto Valdés Cuervo, Mario José Martín Pavón y Pedro Antonio Sánchez Escobedo. (2017). Participación de los padres de alumnos de educación primaria en las actividades académicas de sus hijos. Scielo. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1607-40412009000100012&script=sci_arttext
  • Vanesa Sanz Gonzales. (2017). factores de éxito o fracaso escolar en función del entorno sociofamiliar. 2018, de red social educativa Sitio web: https://redsocial.rededuca.net/factores-de-exito-o-fracaso-escolar-en-funcion-del-entorno-sociofamiliar
  • Estefanía Estévez, Terebel Jiménez, Gonzalo Musito. (2007). Relaciones entre padres e hijos adolescentes. Valencia: Nau Llibres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *