El efecto del divorcio sobre el desarrollo social y emocional del niño

El divorcio es la separación de una pareja de manera legal, pero, ¿Qué pasa cuando hay niños en medio de este proceso? Y ¿Qué se puede ver afectado en ellos a causa de un divorcio?

Cuando una pareja toma esta decisión, se pueden generar distintos problemas al haber niños de por medio. Dentro de estos problemas se encuentran los efectos del divorcio en el desarrollo social y emocional del niño.

¿Qué es el desarrollo social y emocional del niño?

El desarrollo social y emocional es aquel que abarca las emociones, la personalidad y las relaciones sociales del niño. Según el libro Desarrollo Social y Emocional (2008): “Entre los 6 y 12 años se producen cambios significativos en el desarrollo cognitivo, social y emocional del niño. Éstos avances se traducen en una mejor y más realista comprensión de las emociones, una integración más cabal y profunda de los rasgos personales y unas amistades mas solidas e intimas que las de la primera infancia. Todo ello redunda en una mayor autonomía personal y un reajuste profundo del auto-concepto.” Es decir, entre ésta edad, en los niños, es que se nota más el desarrollo social y emocional y, además, es capaz de entender y regular sus emociones negativas.

Efectos del divorcio en la parte social.

Partiendo del análisis de los efectos del divorcio en los niños, es complicado determinar si es solo el divorcio el que causa problemas en la parte social, ya que esta también se puede ver afectada por otras circunstancias sociales. José Antonio García (2004) citó que Kalter (1989) nos expresaba algunos factores que pueden influir en la parte social:

  • El cambio de residencia, escuela y amigos. El divorcio de los padres puede provocar que el niño tenga que irse a vivir a otro lugar, cambiar su escuela y también cambiar su círculo de relaciones sociales al que está acostumbrado. Esto puede causar un problema en el desarrollo social del niño de gran importancia, ya que, son lugares y personas a los cuales ya está relacionado.
  • Convivencia forzada con un padre o con miembros de la familia de alguno de ellos. Con esto el niño se ve forzado a convivir con el padre que adquiera su custodia. No siempre la elección del padre con el que convivirá es la que el niño quiere, así que, no siempre esto tendrá un efecto tan fuerte.
  • Disminución de la socialización del padre con el que no convive. Al niño tener que quedarse a convivir con uno solo de sus padres, disminuye la interacción con el otro. Esto causa que una de sus relaciones sociales se vea afectada de manera importante.
  • Introducción de parejas nuevas de los padres. Esta situación no se da en todos los casos de divorcio, pero cuando sucede, es algo totalmente nuevo para el niño, ya que, tendrá que conocer y tal vez convivir con una persona extraña y nueva.

Efectos del divorcio en la parte emocional.

Anneliesse Dangel Gutiérrez (2010) expresó: “La separación de los padres es el más grande estrés que un niño puede soportar. Muchos niños asumen la responsabilidad de reconciliar a sus padres y algunas veces se sacrifican a sí mismos en el proceso. En la pérdida traumática de uno o de ambos padres debido a la separación, los niños pueden volverse vulnerables tanto a enfermedades físicas como mentales.” Esto nos puede confirmar que los cambios emocionales que atraviesa un niño durante el divorcio de sus padres son delicados y de suma importancia.

Dentro de los efectos que tiene el divorcio en la parte emocional del niño encontramos:

  • Posible rechazo a querer ir a una escuela distinta.
  • Posibles trastornos de conducta.

Agregando a lo anterior, José Cantón Duarte (2002) citó que Pagani (1997) nos dice que los niños que viven la separación antes de los 8 años edad, durante la preadolescencia presentan ansiedad, hiperactividad, agresiones físicas en el contexto escolar y desobediencia y conductas desafiantes.

Para finalizar, se evidencia que el divorcio no es nada simple y menos para el desarrollo social y emocional de un niño, ya que, este es el más afectado. Los efectos sobre este desarrollo pueden ser a largo a plazo y afectar distintos aspectos en la vida del niño.

Sin embargo, un divorcio manejado considerando las necesidades emocionales de los niños, con una adecuada comunicación y negociación entre los padres, y con una red de apoyo para el niño, puede aminorar las consecuencias negativas en los niños y hasta ayudarlos a desarrollar recursos para afrontar situaciones difíciles en sus vidas. A muchos padres les puede ayudar recurrir a un terapeuta de pareja que haga mediación, o a otro profesional que realice mediación para el divorcio, para que el proceso sea lo menos lesivo posible para sus hijos y para ellos mismos.

 Escrito por: Erika Robles Durán

Referencias.

  • Begoña Delgado Egido, A. C. (2008). Desarrollo Social y Emocional del niño.
  • Duarte, J. C. (2002). Las consecuencias del divorcio en hijos. Obtenido de http://masterforense.com/pdf/2002/2002art16.pdf
  • Garcia, J. A. (2004). Efectos del divorcio en niños. Obtenido de http://www.psicoterapeutas.com/terapia_de_pareja/divorcio_hijos.html
  • Gutierrez, A. D. (2010). Estudio psicosocial de la separacion de los padres. Obtenido de http://biblioteca.usac.edu.gt/tesis/13/13_1765.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *