Cómo Prevenir la Conducta Delictiva en Jóvenes

En nuestro país, República Dominicana, una parte de los adolescentes tienen una conducta antisocial. Abandonan los estudios y se dedican a la delincuencia, y si bien. La adolescencia es una etapa de cambios, tanto físicos y emocionales donde pueden aparecer conductas de riesgos, una desobediencia en las normas y una conducta antisocial, y este tipo de conducta pueden ser prevenidos con un debido diagnóstico.

La desobediencia a las normas sociales y familiares y las conductas infractoras que a ella se asocian, son un problema de alta prevalencia en la infancia y adolescencia, y pueden interferir en el desarrollo psicosocial del menor si no se realiza una intervención adecuada y precoz. (Gámiz, Ibáñez, Rodriguez & Espigares, 2014)

La alta participación de jóvenes en actos antisociales y delictivos es una amenaza potencial para el desarrollo individual, social y económico de un país (Morales, 2008; Organización Mundial de la Salud [OMS], 2003)

Factores de riesgos

  • Factores parentales
  • Educación caracterizada por la agresión física – verbal.
  • Patrones de disciplina incorrectos.
  • Caos en el hogar.
  • Divorcio con hostilidad y resentimiento entre los padres.
  • Abuso, maltrato infantil.
  • Trastornos psiquiátricos.
  • Factores socioculturales
  • Privación económica.
  • Vivir en zonas urbanas marginadas.
  • Padres desempleados.
  • Falta de apoyo social.
  • Factores psicológicos
  • Haber sido criado en condiciones caóticas y negligentes.

Manifestación de síntomas de problemas de comportamiento:

  • Agresión hacia las personas y animales.
  • Acoso o amenaza a las demás personas.
  • Uso de armas que pueden ocasionar daño físico.
  • Destrucción de propiedad.
  • Engaños, mentiras o robos.
  • Roba sin confrontar a la víctima.
  • Violación de las reglas familiares y sociales.
  • Se escapa del colegio.
  • Poca tolerancia a la frustración.

Los jóvenes con estas características atraviesan sin éxito por los procesos de educación formal, debido a ello se involucran en actividades marginales y de alto riesgo psicosocial. (Moffitt y Caspi, 2001)

Detrás de estas conductas antisociales realizadas por los adolescentes existen necesidades de orden psicológico, familiar y social que van a actuar para el mantenimiento o la prevención de esta tendencia. (Gámiz, Ibáñez, Rodriguez & Espigares, 2014)

Se debe especificar la gravedad de la conducta, ya que puede ser leve, moderada o grave.

Es leve si pocos o ningún problema de comportamiento exceden de los requerido para el diagnóstico.

Se considera grave cuando varios problemas de comportamiento exceden de lo requerido para realizar un diagnóstico.

Es moderada si el número de problemas está entre leve y grave.

Para tratar este tipo de comportamiento se debe:

  • Aumentar la competencia social.
  • Enseñar estrategias de resolución de problemas.
  • Enseñar a disminuir el estrés y la agresividad.
  • Si hay un mal funcionamiento familiar, se debe hacer terapia familiar.
  • Cuando junto a la conducta antisocial se detectan déficits en las competencias personales, sin que esté afectado por el funcionamiento familiar, se implementa un programa de pensamiento prosocial -que incluye capacidad de empatía, autocontrol y autoestima. – (Gámiz, Ibáñez, Rodriguez & Espigares, 2014)
  • Se realiza una respuesta puntual que se enfoca en las consecuencias penales.

Sin embargo, existen factores de protección, entre ellos:

  • Coeficiente intelectual alto
  • Temperamento fácil.
  • Habilidades sociales.
  • Buenos hábitos.
  • Ambiente escolar apropiado.
  • Ambientes no delictivos.
  • Ambiente familiar sano y estable.

Y aunque la conducta antisocial es algo que tenemos presente en nuestra sociedad, y es algo que tenemos “normalizado” en ciertos aspectos a tales puntos que hay personas que dicen “Este lo único que lo va a detener de ser un delincuente es que lo maten” pero existen formas de disminuir esta conducta y es algo que se debe enseñar a los padres, profesores y estudiantes del país, para poder disminuir las conductas delictivas en este.

Escrito por: Lorena Feliz

 

Bibliografía.

Gámiz, J., Ibáñez, G., Rodriguez, P. and Espigares, J. (2014). La prevención de la conducta antisocial del adolescente en su contexto: programa de intervención socioeducativa con menores infractores de 12 a 14 años | Sepypna.com. [online] Sepypna.com. Available at: http://www.sepypna.com/articulos/prevencion-conducta-antisocial-adolescente/ [Accessed 10 Feb. 2019].

Morales, H. (2008). Factores asociados y trayectorias del desarrollo del comportamiento antisocial durante la adolescencia: implicaciones para la prevención de la violencia juvenil en América Latina. Interamerican Journal of Psychology, 42, 129-142.

Organización Mundial de la Salud. (2003). Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington: O.M.S

Moffitt, T. E. y Caspi, A. (2001). Childhood predictors differentiate life-course persistent and adolescence-limited antisocial pathways among males and females. Development & Psychopathology, 13, 355-375.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *