Como los padres influyen en sus hijos adolescentes

¿A que nos referimos específicamente cuando decimos “influencia”? 
Según El Gran Diccionario de la Lengua Española, la influencia es el “Poder o autoridad que tiene una persona sobre otra”. Es decir, la capacidad que tiene un individuo o determinado suceso para ejercer cierto tipo de control sobre otro. A través del presente apartado nos enfocaremos en la influencia que tienen los padres sobre sus hijos e hijas. 

Siendo los padres el primer contacto que tenemos en la infancia, los convierte en los más importantes para poder determinar los factores internos que influyen en la formación de nuestra identidad. Estos delimitan en gran manera lo que es nuestro modelo de vida e imponen la cultura en la que nacemos y crecemos. 

En determinado momento del desarrollo del infante es imprescindible que este adquiera su propia identidad; “El adolescente tiene que dejar de ser a través de los padres para llegar a ser él mismo” (Aberastury y Knobel, 2014, p. 36). Es decir, el adolescente necesitará de cierto distanciamiento para poder desarrollar una identidad despegada de la de sus padres. Es común el hecho de que los padres se sientan temerosos ante esta idea pero el distanciamiento psíquico es solo circunstancial y dará como resultado un ser único y autentico. Luego, en el momento más oportuno y cuando el adolescente esté listo, “regresará” a los padres. 

Basado en lo planteado en el libro Mi Hijo Llegó a la Adolescencia ¿Y Ahora? Adaptado por Fraiman 2011, existen tres tipos de padres o estilos parentales, estos son:

  • Negligentes, están formados por aquellos que ofrecen a los niños y niñas pocas reglas y limites, así como también brindan un afecto mínimo o insuficiente, entienden que otras entidades o figuras sociales son las responsables de la formación y educación de los hijos otra característica del estilo parental en cuestión, es el poco vinculo que establecen con las actividades de los mismos. 
  • Permisivos, del mismo modo que los padres negligentes, estos ofrecen a los hijos pocas reglas y límites. Sin embargo, se diferencian en que estos se encuentran presente en la vida de sus hijos y brindan mayor afecto al mismo.
  • Autoritarios, por el contrario, a los estilos parentales anteriormente planteados, estos imponen muchas reglas y limites, pero tienen una participación pobre en las actividades de los niños y niñas. 

Entonces, ¿Cuáles serían los padres ideales o estilo parental ideal que debería de seguir un padre de modo que este influya de manera positiva en el desarrollo de la identidad del niño o niña?

El estilo parental ideal consiste en ser un padre presente y participativo. Según refiere Fraiman 2011, “Imponen reglas y límites, pero también dan mucho afecto y se involucran directamente en la vida de los hijos”. p.63.

Estos padres no confían en que nadie más que ellos mismos son responsables del correcto desarrollo y de la felicidad futura del infante. Se entiende que los padres participativos no solo se enfocan en las acciones negativas de los niños y niñas sino que resaltan cual es el comportamiento esperado por ellos, planteando la postura correcta.

Para poder influir de manera positiva es fundamental que se encuentre presente el dialogo a través de la comunicación bidireccional (comunicación de ambas partes) en la relación parental. 

Es ideal que los padres expliquen a los hijos el porqué de las decisiones tomadas así como también hacerlos partes de las mismas, demostrando preocupación por sus hijos y no desestimando el tiempo necesario para que estos comprendan el porqué de la cosas. 

Otro factor que se encuentra presente en el modelo parental ideal, es el tiempo dedicado a las actividades de los hijos y la participación en estas, así como también el proveer el afecto adecuado para el correcto desarrollo del mismo. 

Si tienen alguna dificultad para poder establecer una relación afectiva con sus hijos o para ponerles límites, la terapia familiar puede ser de mucha ayuda. En ocasiones también la terapia individual de los padres pueden ayudarle a encontrar otras soluciones.

 

Bibliografía:

Arminda Aberastury y Mauricio Knobel. Adolescência normal Adolescencia normal.

Adaptado de Leo  Fraiman. Meu filho chegou à adolescência, e agora? Mi hijo llegó a la             

Adolescencia, ¿y ahora? Sao Paulo: Integrare Editora, 2011.

Influencia. (n.d.) Gran Diccionario de la Lengua Española. (2016). Retrieved June 21 2019           From: https://es.thefreedictionary.com/influencia.

 

¿Los niños sufren estrés?

El estrés es un fenómeno provocado por los hechos que ocurren en el entorno, este fenómeno dependerá de cómo se manejen las situaciones. El estrés es adquirido por cualquier persona y ataca de manera positiva o negativa. Los niños cuentan con menos recursos emocionales para manejar el estrés.

Existen distintos tipos de estrés, tales como:

  • Agudo
  • Crónico.
  • Agudo episódico.
  • Positivo
  • Negativo

Según el Instituto Canadiense de Estrés estudiaron a una gran cantidad de personas con distrés, con las que pudieron concluir que existían 5 fases del estrés negativo (Corbin, 2019):

  • Fatiga física y metal.
  • Problemas interpersonales y desenganche emocional.
  • Turbulencias emocionales.
  • Dolencias físicas crónicas.
  • Enfermedades relacionadas con el estrés.

Se mostrará más adelante de manera detallada la forma en la que influye el estrés negativo en los niños, también las fases que estas conllevan. Este tema es amplio, y se tiene mucho que decir, ya que en estos el individuo muestra factores, síntomas, conductas que dan ante las respuestas del estrés, entre otros puntos.

¿Qué es el estrés infantil?

Son situaciones que le pasan al niño a nivel biológico y psicológico, que cuando pasan por momentos de estrés no saben cómo sobrellevarlos y esto causa en ellos un desequilibrio mental, y esto pasa cuando los niños cambian de ambiente y deben aprender a adaptarse ellos, aunque en un determinado tiempo esta clase se situación le generan ansiedad (dependiendo de qué tan grande o pequeño sea el cambio que debe superar).

¿Qué es el estrés negativo?

“Es, según Pose, la respuesta negativa que tenemos ante un estímulo estresor repetitivo, prolongado o intenso que puede provocar una mala adaptación y por lo tanto, problemas psicofísicos” (Gonzales 2016). Lo que tengo entendido con la definición de Pose y asociándolo al niño, es que el estrés negativo es el que influye en el niño dependiendo de qué este pasando en el entorno.

Fases del estrés negativo.

  • Fatiga física y metal.

En esta se presenta lo que es perder algo importante y se crea en el niño el cansancio, desmotivación y aburrimiento para hacer cosas.

  • Problemas interpersonales y desenganche emocional.

El niño prefiere quedarse solo a tener que pasar un tiempo junto a su familia o amigos.

  • Turbulencias emocionales.

El niño empieza a tener problemas emocionalmente y duda de sí mismo.

  • Dolencias físicas crónicas.

Al niño le empiezan a dar dolores de cabeza o en alguna parte del cuerpo, por la situación de estrés tan grande por la que está pasando.

  • Enfermedades relacionadas con el estrés.

El niño tiende a ponerse débil en cuanto al sistema inmunológico, le da resfriado y gripe.

Momentos en que los niños sienten estrés.

Hay distintos tipos de contextos en los que afectan al niño y le provocan estrés, tales como en la:

  • Familia: cuando hay discusiones entre los padres, cuando muere algún familiar o nace algún integrante a la familia.
  • Escuela: Cuando al niño lo cambian de colegio, no se siente cómodo con los compañeros y saca malas calificaciones.
  • Salud: Cuando el niño siente fiebre o gripe.

Respuestas Emocionales y Sociales.

Explicando de manera general este tema, los niños dependiendo su categoría es que darán ciertas respuestas:

  • Niños que responden con impulsividad, y esto se refiere a que serán el punto de molestia para sus compañeros, ya que querrán ser los mejores en todo.
  • Niños que responden de manera reprimida, tienden a estar tristes y sienten desconfianza de todo lo que les rodea y más cuando es un ambiente nuevo.
  • Niños que responden con dependencia, son los que confían en ellos mismos, no aceptan criticas de nadie y prefieren estar a un lado.

Conductas que representan estas respuestas.

Los niños en estas situaciones lo que hacen y prefieren es poder estar solos, se molestan, no tienen ganas de participar en actividades, no muestran lo que sienten (cuando se trata de reír o sonreír por algo), se mueven demasiado, están en contra de los pensamientos/actitudes/decisiones de los demás y están tristes.

Síntomas del estrés.

  • Asma
  • Insomnio
  • Pesadillas
  • Pérdida del sentido del humor.
  • Vómitos.

 Recomendaciones para que los padres puedan ayudar en estas situaciones de estrés en el niño.

  • Debe darle un tiempo de mínimo 4 horas al día.
  • Antes de cambiar de ambiente hable con el niño de cómo será el nuevo lugar.
  • Cuando el niño quiera ver la TV, póngale programas que sean educativos y que no muestren agresividad.
  • Hacer cosas que le provoquen al niño ofrecerle confianza, ya sea teniendo una conversación de los amigos y de las cosas que le gusta/gustaría hacer en el día.
  • Ayúdele en la tarea cuando el niño necesite de su ayuda y sienta que no puede solo.
  • Inscríbalo en deportes (fútbol, basquetbol…).
  • Salga con el niño a explorar nuevos lugares (para que así se sienta relacionado con otros lugares).
  • Si le impide dormir o alimentarse bien, es muy intenso, o lleva mucho tiempo con estrés, recomendamos una terapia familiar, terapia infantil, terapia de juego, entre otros.

Escrito por: Onaney Yael Pérez Gil.

 

Bibliografía:

 

 

Patrones del sueño en la adolescencia

´´La adolescencia es una etapa crítica del desarrollo que se acompaña de múltiples cambios que afectan diversas funciones fisiológicas y psicológicas, dentro de las cuales se encuentra el sueño.´´[1] El sueño tiene un papel indispensable en la estabilidad de las muchas facetas de la vida.

´´En general, aspectos de tipo fisiológico, de orden social, cultural y emocional afectan el patrón y calidad de sueño del adolescente.´´[2] Se aborda desde la perspectiva adolescente, cómo este se puede ver afectado y para mayor entendimiento se describirán características del proceso, estableciendo diferencias del sueño entre: niñez, adolescencia y adultez. De igual forma se hablará de ciertos tipos de trastorno relacionados.

II

  1. Características de la adolescencia:

Período de transición compuesto por tres fases: la adolescencia temprana; la mediana adolescencia y la adolescencia tardía.

En términos fisiológicos se caracteriza por: crecimiento óseo, cambios cardiorespiratorios, composición corporal y desarrollo neuroendocrino. Se vislumbran cambios en el funcionamiento del eje hipotálamo-hipófisis y gónadas. La temprana coincide con la pubertad y se aumenta la sensibilidad pituitaria a la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Se eleva la producción adrenal de andrógenos, estrógenos gonadales y hormona del crecimiento en la circulación.

  1. Aspectos del sueño:

El sueño es un conjunto de ´´procesos neuroendocrinos, cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales y variaciones en la temperatura´´[3]. Es un período de relativa inactividad.

´´(…) varias hipótesis las que han sido formuladas. Las más consistentes son: conservación y restauración de los depósitos de energía del organismo, la termoregulación cerebral,  la desintoxicación del cerebro, procesos de restauración de tejidos corporales, la plasticidad cerebral durante la ontogenia y la consolidación de los procesos de aprendizaje y memoria.´´[4]

Todavía se desconocen parcialmente sus fines.

  • Fisiología del sueño:

Le integran 5 estadíos identificados por la actividad electroencefalográfica. 4 de estos caracterizados por la escasa actividad ocular o estadíos no-MOR (movimiento ocular rápido) y uno de ellos considerado como el MOR. El estadío I o de somnolencia es la transición entre la vigilia y sueño; ocupa un 5% en adultos y aumenta en niños y adolescentes. El estadío II refleja la actividad sináptica y neuronal sincronizada en el tálamo y la corteza cerebral; ´´ocupa el 50% del tiempo total de sueño en sujetos sanos´´[5]. Hay en el sueño profundo (III Y IV)                poca actividad sináptica y ocular; ocupa del 10 al 20% del tiempo total de sueño. El V estadío refleja una actividad electroencefalográfica típica de la vigilia; abarca del 20-25% del tiempo total de sueño. Un ciclo de sueño abarca entre 90-120 minutos, presentándose un total en adolescente y adultos entre 3-7 ciclos cada noche, cifra superior en niños.

Aplica variabilidad por factores como: sexo y edad. La privación del sueño en las 3 etapas de vida conlleva a un aumento del sueño profundo (III-IV).

  • Ritmos circadianos:

Incluyen un ciclo solar de 24 horas. Están controlados por relojes biológicos y ´´están relacionados con el núcleo supraquiasmático (NSQ), con la actividad de los diferentes sistemas de neurotransmisores, con aspectos metabólicos y del sistema nervioso vegetativo, así como con el control de temperatura y la actividad neuroendocrina´´[6].

  • Regulación sueño/vigilia:

´´En el recién nacido, la cantidad de períodos de sueño es muy superior (16 a 20 horas) a los estados de vigilia. Paulatinamente, los estados de vigilia irán aumentando durante el día hasta tener un ritmo de nueve a diez horas de sueño por noche en la preadolescencia (20).´´[7] Dicho ciclo está regulado por neurotransmisores: acetilcolina, serotonina, noradrenalina, dopamina, histamina y orexina. Neuropeptidosorexinas A y B intervienen en la regulación del sueño-vigilia y del apetito.

  • Factores:
  • Melatonina: Inhibe el estado de vigilia. Posee un control de secreción circadiano con pico máximo entre las 3:00 a.m y las 4:00 a.m. Regulada por luz exterior.
  • Luz: Estimula la liberación de neurotransmisores y norepinefrina para así promover la síntesis de melatonina.
  • Estado afectivo: Duelo, depresión, ansiedad y estrés postraumático reflejados en el insomnio; de igual forma la alegría afecta la calidad del sueño. Retrasan, interrumpen o facilitan el sueño profundo (III-IV).
  • Dolor y enfermedad: Interfiere la posibilidad de relajarse, descansar o dormir.
  1. Cambios en la adolescencia:

Atienden a la maduración o envejecimiento del sistema nerviosos central y se inmiscuyen factores biológicos, culturales y afectivos. En la adolescencia media comienza una acelerada actividad endocrina con la presencia de ciertos reguladores ambientales y aumentan los niveles sanguíneos de diferentes hormonas en fases específicas del sueño.

La pubertad marca los cambios que diferencian a la adolescencia de la niñez. Se verá sueño y despertar, retrasados por dos horas en la adolescencia, producto de influencias hormonales puberales sobre secreción de melatonina. Se instala patrón de sueño de la adultez, con menor cantidad de horas de sueño, ciclos más largos y menor duración del sueño diurno.

El sueño de tipo MOR ocupa un 50% del sueño en la niñez y en la adultez llega a ocupar 25-30%. El sueño de ondas lentas tiene una caída radical luego de la pubertad.

En la adolescencia temprana y media, producto de requerimientos sociales y la escolaridad, durante la semana se notan períodos de sueño entre las 5,4-6,6 horas; en la adolescencia tardía, durante  los períodos universitarios se estiman unas 6,5 horas.  Otra exigencia es la tecnología (internet, videojuegos, televisión). La presión social lleva al adolescente a sacrificar horas de sueño; influye la necesidad de afianzar identidad, adquirir cierta autonomía y participar en eventos sociales.

  • Sueño/amor: Surge la necesidad de iniciar relaciones afectivas para afianzar la autoestima. Involucra componentes eróticos, cognitivos y emocionales. Se inicia una nueva etapa psicosexual y el sueño se acompaña de satisfacción.

 Trastornos del sueño:

Se clasifican en primarios y secundarios. Los primarios se agrupan en disomnias y parasomnias. Disomnias incluyen alteraciones en: calidad, horario del sueño y calidad; e incluye: insomnio, hipersomnia, apnea, narcolepsia. El insomnio prevalece en la adolescencia. Las parasomnias son conductas anormales en fases específicas; incluye pesadillas, sonambulismos y terrores nocturnos. Reflejan estrés considerable o una psicopatología.

Los secundarios están relacionados con trastornos psiquiátricos o por el efecto de sustancias psicoactivas  y el alcohol. Facilitan los trastornos secundarios del sueño en la adolescencia: asma, enfermedades que generan dolor crónico, trastornos psiquiátricos (depresión, ansiedad, estado de ánimo y déficit de atención).

No todos los cambios en los patrones del sueño indican un trastorno ya que la adolescencia es un período de ajustes hormonales. Pueden desembocar por condiciones: orgánicas, conductuales y medioambientales.

Se puede presentar el síndrome de fase de sueño retrasada y presenta: somnolencia diurna y disminución total del tiempo dormido. A pesar del marcado retraso del sueño, se dificulta identificar un rango normal de duración de sueño para la población adolescente. “La postergación de la hora de dormir y la disminución de sueño se suele extender hasta la etapa de adulto joven. “[8]

Existen desencadenantes que podrían llevar a un trastorno del sueño: estresores psicológicos, fumar e ingerir bebidas alcohólicas, presión por resultados académicos, hora de inicio de clases. Los problemas del sueño desembocan en consecuencias graves como: alteraciones en la atención, desempeño académico, conductas de riesgo, depresión, ansiedad, accidentes automovilísticos, alteraciones en las relaciones sociales y efectos graves para la salud.

No puede descartarse el papel de las diferencias socioculturales que pueden llevar a estudiar el sueño entre adolescentes.

III

El sueño está sujeto a cambios producidos en el organismo. La adolescencia caracteriza por los definitorios cambios para la adultez.  El sueño cambia según las condiciones en que se desarrolle el individuo durante esta etapa. Es un acto que todavía desconcierta a los especialistas pero no escapa de nuestras manos comprender que tiene un papel esencial en el desarrollo durante los tres estadios de la adolescencia. Hablamos de un período crítico, que cambia prácticamente todo, incluido el sueño.

Saber esto, es esencial para prevenir problemáticas producidas por el exceso de estimulación. Los sistemas educativos deberán encargarse de instruir a los adolescentes para que sean conscientes de los procesos que atraviesan.

 Bibliografía

  • Talero-Gutiérrez C, Durán-Torres F, Pérez-Olmos I. Sueño: características generales. Patrones fisiológicos y fisiopatológicos en la adolescencia. Rev Cienc Salud 2013; 11 (3): 333-348.
  • Giannotti F, Cortesi F, Sebastiani T, Ottaviano S. Circadian preference, sleep and daytime behaviour in adolescence. Journal of Sleep Research. 2002;11(3):191-199.
  • Mora, Franciso (2017) ¿Cómo funciona el cerebro? Alianza Editorial, 5ta. edición (2017). 2:69

Los aparatos portátiles y la infancia: una relación agridulce

La relación entre la tecnología y la humanidad es muy antigua, pero últimamente el avance tecnológico ha estrechado esta relación al punto de tener efectos psicológicos en el ser humano. Esto incluye irrevocablemente a los niños, ya sea en los métodos de aprendizaje como también en nuestras relaciones interpersonales que forjamos en este delicado período. Los niños nacen en hogares que cuentan con un sinfín de dispositivos electrónicos, entablando contacto con televisores, smartphones y tablets.

Los niños y los dispositivos móviles

Los dispositivos móviles se han enmarcado como parte de la cotidianidad de las personas por su atractiva variedad de ventajas. Investigadores como Buchinger, Kriglstein, Brandt y Hlavacs (2011); Hartmann, Rössler y Höflich (2008), comentan que el teléfono móvil, el dispositivo móvil más común de todos, ha pasado de ser un simple instrumento de comunicación interpersonal a convertirse en una plataforma de mayor complejidad, impactando en la esfera privada y pública, en condiciones difícilmente comprensibles sólo unos años atrás (Pedrero, Rodríguez y Ruíz, 2012).

Tomando en cuenta a Dyāgan (2010) se ha comprobado el gran aumento del uso de los celulares en los adolescentes de la primera etapa. Esto se debe a las dos variantes de la utilización del móvil que surgen como los motivos principales de su gran aparición entre los jóvenes. Por un lado, está la variante comunicativa, centrada en llamadas y mensajes, mientras que por el otro tenemos a la variante lúdica, que tiene que ver con los juegos del dispositivo.

Podemos deducir dos consecuencias: el aumento del gasto de los chicos y el abandono de ciertos modos de relación interpersonal. Esta relación llega a puntos delirantes en donde cada vez más niños piden a sus padres uno de estos aparatos a temprana edad, oscilando entre los once y doce años por lo general. Sin embargo, existen casos de niños y niñas de seis a siete años con móviles en sus escuelas. El 34.5% de los niños y niñas entre 10 y 14 años ya cuenta con un dispositivo (Dyāgan, 2010).

Entre las desventajas principales a la exposición a estos dispositivos están su fuerte asociación con el sedentarismo y la obesidad, la disminución de las horas de sueño, una posible dificultad en la interacción con otras personas, la afección negativa en rasgos de su conducta y riesgo de exposición a contenidos inapropiados para su edad.

¿Más ventajas o desventajas?

Pese a lo polémico en cuanto al uso e impacto de las tecnologías digitales en el aprendizaje formal, las investigaciones resultan vastas, dispares y poco concluyentes. Existen tanto ventajas como desventajas en el uso de herramientas digitales para el aprendizaje, identificando habilidades y dominios gracias a la tecnología en que sus efectos son positivos y otros negativos (Lieberman, 2009; Hsin & Tsai, 2014). Una gran parte de estos estudios se centra en los jóvenes de educación secundaria y universitaria debido a la reciente cotidianidad que resulta ser el acceso tecnológico para el aprendizaje por parte de los niños pequeños.

Son los padres, pues, los primeros que deben dar el ejemplo y proporcionar los primeros aprendizajes y experiencias (Livignstone, 2007; Plowman et al., 2008). Sin embargo, existe un creciente desfase entre el ambiente del hogar de los niños, pues se encuentra lleno de varios estímulos y tecnologías multimedia, que chocan con el sistema de enseñanza tradicional. Debido a esto, los niños tienen períodos de atención más cortos y pueden incluso desarrollar emociones negativas hacia la escuela, y presentan cambios en las habilidades motoras finas, donde incluso algunos de ellos utilizan los medios de comunicación en papel con los gestos que utilizan para interactuar con tabletas (McKenney & Voogt, 2011; Nachet et al., 2014).

Hay una disparidad entre la tecnología y la educación. Actualmente, los niños nacen en hogares digítales, recibiendo estímulos desde una edad temprana. Se sienten atraídos por la televisión, así como también por los móviles y las tabletas de los padres. Bien porque quieren compartir con los niños las actividades que les gustan, o porque necesitan entretener o mantener ocupados a los niños, permiten el uso de consolas y tabletas para estos (Plowman et al., 2008; Genc, 2014; Lauricella et al., 2015).

Hay una gran disparidad entre ambos ambientes, donde la escuela generalmente se encuentra en desventaja en la posición de los niños, quienes la consideran como monótona y aburrida (Levy 2009; McKenney & Voogt, 2010).

Sin embargo, dentro del contexto constructivista, Sánchez (20003) considera que las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) en el aula se convierten en herramientas convenientes de apoyo para el docente porque privilegian actividades que desarrollan destrezas, habilidades y competencias. Es por esto por lo que, en la actualidad, los sistemas educativos a nivel mundial tienen como desafío crear el hábito del uso de las tecnologías en el aula desde edades tempranas, como una respuesta a la necesidad del rápido crecimiento de la ciencia y la tecnología y que su enorme avance influye notablemente en el ámbito educativo.

Escrito por: Jean Carlos Figuereo

Bibliografía

  • Waisman, I., Hidalgo E., & Rossi L. M. (2018). Uso de pantallas en niños pequeños en una ciudad de Argentina. [https://www.sap.org.ar/docs/publicaciones/archivosarg/2018/v116n2a09.pdf]
  • Ruvalcaba M. M., Arambula E. R., & Castillo G. S. (2015). Impacto del uso de la tecnología móvil en el comportamiento de los niños en las relaciones interpersonales. Edúcate con Ciencia, 5, n°6. 67-80.
  • Brito, R. & Dias, P. (2016). La tecnología digital, aprendizaje y educación; prácticas y percepciones de niños menores de 8 años y sus padres. ENSAYOS, Revista de la Facultad de Educación de Albacete, 31(2).
  • Alcívar Pinargote, I., & Carbo Ramírez, I. (2018). Las TIC fortalecen las competencias investigativas y el desarrollo del pensamiento en niños de 3 a 5 años.JOURNAL OF RESEARCH, EDUCATION AND SOCIETY2(2), 13-21.

 

Cómo superar la obesidad infantil

Durante inicios del siglo XXI, los niños han sufrido cambios de estilo de vida al sedentarismo  que han repercutido en su bienestar como su alimentación, su peso y su salud mental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que el 10% de los niños entre 5 y 17 años tienen sobrepeso y obesidad.   Esto significa que el aspecto mas afectado de los infantes dentro del cambio de estilo de vida ha sido su salud física ya que existe una inclinación hacia la obesidad y el sobrepeso. Según la OMS, el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud.” Se considera lo mas recomendable para evitarle la obesidad a un infante, que este inicie una buena alimentación y actividad física, sin embargo, dependiendo de la edad del niño será difícil cambiarle su dieta de manera precipitada así que en mi opinión lo primordial seria que este incremente su actividad física diaria.  En este articulo estaré explicando las causas del sobrepeso, sus repercusiones psicológicas y los beneficios de la actividad física en niños.

Causas del Sobrepeso y la Obesidad

  • La dieta es un factor muy importante que influye beneficiosa o ineficazmente en el diario vivir. Si los padres controlaran de manera eficaz lo que comen sus niños fueran pocos los jóvenes en sobrepeso. Por ejemplo, si desde muy pequeño se le empieza a dar comida chatarra ya estará acostumbrado a este tipo de comida y no deseará comidas saludables.
  • Falta de ejercicio. La falta de ejercicio hace que las calorías que están de mas en el cuerpo del niño se conviertan en grasas y a lo largo esto provoca problemas de salud como la diabetes e hipertensión. Según Kidshealth.org, “los niños de entre 1 y 5 años de edad deben jugar de una manera activa varias veces por día. Los niños de entre 1 y 3 años de edad deben jugar de manera activa 60 minutos por día y los de entre 3 y 5 años 120 minutos. Este tiempo debe incluir actividades planeadas guiadas por un adulto y juegos no estructurados.”
  • Factores hereditarios. Los genes del niño pueden influir en donde y como almacenan las grasas ya sea por el metabolismo rápido o lento.
  • Factores psicológicos. El dicho “ay pero come con los ojos” tiene que ver mucho con como la comida le hace sentir a ese niño. Si el niño vive en constante estrés, puede que encuentre confort y satisfacción en la comida. Normalmente, los niños se dirigen a bebidas altamente calóricas y alimentos con mucha azúcar.
  • Factores socioeconómicos. La economía de la familia juega un rol importante en la alimentación del niño ya que si esta en un buen estatus económico es mas probable que coma alimentos frescos y naturales. Sin embargo si la familia no tiene un buen estatus económico tienden a comprar comida chatarra o enlatada y que pueda durar mucho tiempo almacenada.

   Repercusiones Psicológicas

El sobrepeso y la obesidad pueden traer consecuencias en el estado de animo induciendo a la baja autoestima y la depresión. La baja autoestima es una de las repercusiones mas comunes ya que muchos niños en sobrepeso son foco de  bullying y  a la larga pueden sufrir depresión. En este caso la depresión puede crearle un sentido desesperanzador al niño.

Beneficios de la Actividad Fisica en Niños

Según un estudio que hizo D. Nuñez sobre la actividad física en los niños el encontró los siguientes beneficios:

  • Mejora de la plasticidad (capacidad del cerebro de crear nuevas sinapsis)
  • Control de los niveles de cortisol (hormona del estrés)
  • Incremento de la neurogénesis (creación de nuevas neuronas)
  • Mejoras en la capacidad y velocidad de procesamiento de la información, resolución de problemas y procesos de atención, reducción del encogimiento del hipotálamo producto de la vejez, reducción del riesgo de desarrollar Alzheimer, Parkinson y depresión e incluso ha demostrado ser útil para la recuperación neurológica derivada de lesiones traumáticas como conmociones.

Según un estudio de la universidad de los Andes, “Los beneficios que el deporte tiene en cuanto a procesos de socialización, procesos mentales, rendimiento escolar y mejoramiento de la calidad de vida de las personas que lo practican.” Si bien la dieta es  esencial para cambiarle el peso a un niño, el ejercicio seria la manera mas divertida y fácil. El ejercicio vendría siendo la manera rápida de cambiarle el estilo de vida al niño y la dieta la manera paulatina. Si se le impone al niño una dieta en la cual no este cómodo en un corto tiempo puede que la rechace y por ende debe ser por parte de los padres una dieta que sea continua y se introduzca lentamente. Un terapeuta familiar, un terapeuta infanto-juvenil y un terapeuta cognitivo-conductual pueden ayudar a motivar y encontrar maneras sostenibles de agregar el deporte o actividad física; así como a trabajar las resistencias o dificultades para hacerlo.

 

Referencias

Cómo ayudar a su hijo si tiene exceso de peso. (n.d.). Retrieved from https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/control-de-peso/ayudar-su-hijo-controlar-exceso-peso

EL IMPACTO DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE SOBRE LA SALUD, LA COGNICIÓN, LA SOCIALIZACIÓN Y EL RENDIMIENTO ACADÉMICO: UNA REVISIÓN TEÓRICA. (n.d.). Retrieved from https://revistas.uniandes.edu.co/doi/abs/10.7440/res18.2004.06

Gavin, M. L. (Ed.). (n.d.). Los niños y el ejercicio (para Padres). Retrieved from https://kidshealth.org/es/parents/exercise-esp.html

Nunez, D. (2018, January 20). Actividad física: Cómo mejora la capacidad cognitiva (y otros beneficios). Retrieved from https://www.psyciencia.com/actividad-fisica-como-mejora-la-capacidad-cognitiva-y-otros-beneficios/

Obesidad. (2018, February 24). Retrieved from https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/obesity/symptoms-causes/syc-20375742

Obesidad y sobrepeso. (n.d.). Retrieved from https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight

 

 

 

 

 

El papel de la literatura en la niñez

´´Es la literatura: fuente de vida y esperanza´´ Gonzalo Flancale

La literatura ha acompañado al ser humano desde tiempos inmemoriales, esto suponiendo que nace el acto literario primero en la imaginería popular y luego en la lectura-escritura. Sería cuestión de años de búsqueda, el encontrar al primer hombre que, luego de ganarse su lugar en enciclopedias, no haya tenido contacto con algún tipo de literatura en sus primeros años. La niñez es uno de los primeros diálogos con el mundo y en este período, llamado por José Martí, ´´la edad de oro´´, se cimentan bases para el futuro. Demostrar la fuerza del libro y su influencia en el desarrollo cognitivo del niño lo creo innecesario; más bien, debo recomendar las miles de biografías de personajes ilustres y se verá, en la mayoría de los casos, el contacto con la lectura.

La práctica nos brinda lo que la teoría no puede: certeza. El siguiente trabajo tiene como objetivo: esclarecer, mediante 4 escolios (comentarios), puntos esenciales para comprender la relación entre la niñez y la literatura.

II

Escolio 1ro: La literatura y sus ventajas

En palabras del psicoanalista Evelio Cabreja: “Los niños necesitan, pan, afecto y literatura´´. Es una trinidad: primero se alimenta un niño, luego se le quiere y finalmente, antes de dormirse, se le lee un cuento. Se incluye la literatura porque ayuda al descubrimiento de un factor indispensable para todo ser humano: la imaginación. Se ven favorecidos el tiempo, espacio y pensamiento simbólicos. Se hace predominante el dominio de ciertas metáforas contenidas en citas específicas, aunque no se comprendan del todo para estas edades.

´´Es grave que un niño crezca carente de metáforas, pues la esencia de la niñez es la capacidad de jugar. Y es el juego el territorio natural de la metáfora. ´´[1] El juego trae varios estímulos para la imaginación del niño: creación de personajes, diálogos y escenarios diferentes de la vida real.

Esta relación entre literatura y niñez, se puede ver incluso antes del parto. ´´La literatura, expresada en canciones de cuna, arrullos, nanas, cuentos, libros de imágenes, historias cotidianas, tiene efectos en las emociones, la psique, la imaginación y el inconsciente de los niños.´´[2]

Otro beneficio que se puede contemplar desde la infancia temprana, es el fortalecimeinto del vínculo entre padres -hijos. Diversos elementos se reconfortan: seguridad, aprendizaje (oral-visual) y afecto. No se puede asumir que en estos primeros años la comprensión del contenido será óptima, por lo que se espera de los libros una mayor riqueza en: situaciones afectivas, escenarios y ambientes.

También se puede hablar de la ventaja que representa el disfrute y conocimiento del lenguaje a tempranas edades a través de: rimas infantiles, poesía y canciones. De tal forma se va familiarizando el niño con: musicalidad, cadencia, ritmo y melodías. A través de lo que puede ver y escuchar,  el niño también irá desarrollando ciertos tipos de relaciones con personajes y resolviendo conflictos ficticios que ayudará a su desarrollo psicosocial y en cierta medida a la búsqueda de una identidad.

Escolio 2do: Papel de la literatura en la niñez

Se concibe la literatura como: herencia, medio de transmisión cultural y representación del mundo. Hace al niño consciente de la existencia de categorías y grupos. Ayuda a la ampliación lingüística y a su vez mejora las capacidades de comunicación del niño.

2.1. Críticas al ámbito escolar

Se asume muchas en las instituciones educativas la transmisión cultural en formas que no pertenecen a la literatura. Ejemplos son: cuentos orientados a las lecciones morales, mensajes pedagógicos, enseñanza de ortografía/caligrafía/gramática. Funciones ´´de tipo utilitarista´´[3]. Dicho utilitarismo ha hecho que se pierda de vista el enfoque estético y cultural de los libros. En este fenómeno también ha tomado su papel el mercado y por consiguiente editoriales.

Escolio 3ro: Literatura en nuestros días

´´[…] Adquiere un modo de encarar el mundo que no se concentra exclusivamente en la idea de uso, sino que también es capaz de valorar las cosas por sí mismas. Y el niño traslada esta actitud a su relación con otros seres humanos. No es sólo la capacidad para dotar una forma de vida lo que hace moralmente valiosa la imaginación metafórica, sino la capacidad de encarar los productos de la fantasía como algo que no tiene un fin más allá de sí mismo, que es bueno y deleitable de por sí. El juego y la diversión no son meros aditamentos o suplementos de la vida humana, sino paradigmas para encarar los elementos centrales de la vida. En este sentido, el deleite del lector cobra otra dimensión moral, como preparación para las actividades morales de todo tipo en la vida. (1997, p. 72)´´[4]

Nuestra época, en palabras de Edgar Morin, atraviesa un estado de hiper-prosa, donde se cotraponen raciocinio/intuición y en donde las ideas comprobables priman, dejando por fuera lo sensible, intuitivo y emocional. En definitiva, se ha denigrado a la literatura como fin y se ha resaltado como medio para lograr diversos aspectos, dejando a un lado lo estético y sensible que tanto impregnan en un niño.

Escolio 4to: La calidad literaria

Depende de: ´´(…) el manejo del lenguaje, la estructura y la arquitectura de la obra, el ritmo, la caracterización y fuerza de los personajes (si estamos frente a una obra narrativa o dramática); el tiempo, la intertextualidad, la densidad de las palabras, las imágenes poéticas (…)´´[5]

La calidad literaria de las obras leídas a niños deberá estar encaminada, de tal forma, que nutra su imaginación, algo que será de ayuda a la hora de desarrollar el pensamiento representacional y sus capacidades de interpretación abstracta en etapas posteriores del desarrollo.

III

La niñez requiere de estímulos a la imaginación y todas las obras leídas desde la infancia temprana deberán estar encaminadas a tal estimulación. Recordar que no entienden a la perfección cuestiones filosóficas o de interpretación nos hará velar, ante todo, por el disfrute de los niños al escuchar  una narración determinada. Facilitará el desarrollo de esta práctica en la niñez, un apego en las siguientes etapas del desarrollo, que de una forma u otra, podrá ser herramienta para la resolución de problemas de toda índole que estén al alcance de las manos.

Escrito por: Alejandro González Franco 

Fuentes citadas

[1] Robledo, Beatriz Helena. La literatura y los niños. Cuatro escolios imprescindibles. Localización: Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol. 17, Nº. 1, 2018, págs. 125-130. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia.

[2] Robledo, Beatriz Helena. La literatura y los niños. Cuatro escolios imprescindibles. Localización: Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol. 17, Nº. 1, 2018, págs. 125-130. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia.

[3] Robledo, Beatriz Helena. La literatura y los niños. Cuatro escolios imprescindibles. Localización: Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol. 17, Nº. 1, 2018, págs. 125-130. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia.

[4] Martha Nussbaum (1997, pág 72).

[5] Robledo, Beatriz Helena. La literatura y los niños. Cuatro escolios imprescindibles. Localización: Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol. 17, Nº. 1, 2018, págs. 125-130. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia.

 

Mi hijo no quiere estudiar

Cuando los niños comienzan a estudiar se les notan las ganas de querer aprender y descubrir, pero cuando van creciendo y las exigencias van aumentando no todos los niños siguen sintiendo el mismo interés por continuar aprendiendo. Los padres ante esta situación suelen culparlos y decir que el niño siempre pone excusas o que es vago, pero el niño puede no querer estudiar por muchas razones, porque el ambiente en el que se ha desarrollado puede influir en su comportamiento, y no en todas las materias pueden conseguir iguales resultados con el mismo esfuerzo.

¿Qué puede influir para que un niño no quiera estudiar?

  • Los problemas familiares influyen grandemente en que el niño no quiera estudiar, el niño es capaz de percibir cuando las cosas no van bien y aunque los padres piensen que no podría darse cuenta, los niños prestan mucha atención incluso cuando pueden estar jugando.
  • La falta de motivación también influye, porque normalmente llevamos a cabo actividades porque sentimos motivación. Es bueno explicarle claramente al niño la importancia que trae consigo el estudiar para su futuro, en vez de castigarlo intenta conocerlo más, ver que le gusta para guiarlo y poder reforzarlo en una dirección, enséñale que aunque no todas las materias le gusten debe ser responsable.
  • Las dificultades con el aprendizaje es importante ya que no todos los niños aprenden de la misma manera que los demás compañeros de la clase.

Para Manciaux (1994) los factores protectores son los que ayudarían a los individuos a enfrentarse y superar las adversidades. Es decir, que si el niño no quiere estudiar porque siente que no puede o porque otros aprenden más rápido que él, solo debe hacer frente a la situación y darse cuenta que no todos necesariamente tienen que aprender de la misma manera e intentar superar ese miedo que no le permite avanzar.

  • Pueden estar presentando un caso de bullying y por esta razón dejan de sentirse seguros dentro de la escuela porque pueden ser insultados y amenazados.
  • También, cuando se sienten inferiores porque sienten que los demás comprenden bien las asignaturas y él puede que aprenda sólo que más despacio, su modo de defensa es aparentar falta de interés.

¿Qué podría hacer un padre si se le presenta esta situación?

  • Escucharlo, que exprese como se siente, establecer una buena comunicación con el niño es muy importante porque así el niño se siente seguro con el padre o la madre de hablar sobre sus sentimientos y situaciones que puede estar viviendo y se vuelve una base para resolver los conflictos juntos y al escuchar lo que diga averiguan lo que realmente le pasa y se percatan de que realmente puede estar afectando el rendimiento académico del niño.
  • Ayudar al niño a estudiar es productivo ya que puede reforzar alguna falta ortográfica u observar si algún ejercicio de suma y resta, multiplicación o división está bien hecho, y con esto el niño adquiere seguridad porque siente que sus padres son un apoyo para que él refuerce eso. Ayudarlos a estudiar no significa hacerles la tarea, sino, ser ese apoyo que guíe sus propios conocimientos.
  • Enseñarle que estudiar no solo es copiar y hacer la tarea, sino que hay varios métodos que pueden servirle de mucho para su aprendizaje como hacer resúmenes mediante alguna lectura, como también estudiar cuadros o tablas.
  • Establecer una rutina también es importante, prepararle un horario durante la semana para que el niño funcione correctamente, como tener el horario de comida y cena a la misma hora todos los días le enseña en que espacio del día debe dedicarle tiempo a los deberes. Es bueno tener en cuenta que el niño duerma ya que el sueño es muy importante para que descanse y se pueda sentir motivado a estudiar.
  • Ser más flexibles con el niño para que no sienta que lo que le exigen no puede hacerlo o que las metas que le ponen son muy altas para lo que el siente que puede ofrecer.
  • Para Manciaux (1994) un niño «resiliente» es el que en condiciones difíciles y desestabilizadoras es capaz de continuar su camino, se comporta de forma eficaz y llega a ser, de este modo, un adulto competente.

En este trabajo pudimos apreciar las distintas razones del por qué un niño no tiene ganas de estudiar, cómo hacer para ayudarlo a manejar esa situación que no siempre es que no quiera hacerlo, sino que algo lo frena porque se siente inseguro o menos que los demás y puede llegar a disfrazarlo con falta de interés. Los padres son un gran apoyo para sus hijos y si se lo proponen pueden ayudar al niño a salir de esto.

 Escrito por: Laurisell Sathya Rodríguez Caba

 Referencias bibliográficas

https://smoda.elpais.com/placeres/3-claves-para-motivar-a-tu-hijo-cuando-no-quiere-estudiar/, Carpallo, Silvia C .(2015). Clases para motivar a tu hijo cuando no quiere estudiar.

https://scholar.googleusercontent.com/scholar?q=cache:t9GGnw_kCGcJ:scholar.google.com/+ni%C3%B1os+habitos+estudios&hl=en&as_sdt=0,5, Noell Fullana, Judit (1998). La búsqueda de factores protectores del fracaso escolar en niños en situación de riesgo mediante un estudio de casos.

 

Niños afeminados: víctimas de la polémica

En sus orígenes, el afeminamiento no se definía como un comportamiento característico de algunos hombres, sino como rasgos de vulnerabilidad y cobardía que como hombre no debían de estar presentes, por ende, eran castigados, esta teoría la afirmo en las mismas escrituras donde pude observar en 1 Corintios 6:9-10 ‘¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.Ya que en esos tiempos existían hombres con estos rasgos.

Pero, ¿Que es el afeminamiento en sí? ‘‘El afeminamiento concentra una serie de características de comportamiento social en el que se adopta el comportamiento, el estilo, los roles de género o los manerismos atribuidos socialmente al género femenino’’ (Velasco, S. 2006). Si bien es cierto que esto puede ser por decisión propia, también puede resultar de un problema hormonal, debido a la alta producción de estrógenos y por conductas observadas.

En los niños, no se be de hablar de afeminamiento en sí, ya que en edades muy tempranas donde la pubertad todavía no ha tocado puerta, ese conjunto de aspectos que te hacen ‘masculino’ todavía no están presentes.

La familia como referente de una sana identidad sexual

´´Todo sujeto se define necesariamente por la relación con sus imágenes parentales “originarias”: está unido a quienes le dieron la vida y estará ligado a ellos por los lazos del incesto y el parricidio, de la sexualidad y la muerte”, afirma André Green (Green, A. 2000)´´  La presencia de ambos padres para el correcto desarrollo de un niño es vital, sin embargo, durante el desarrollo psicosexual (por ejemplo, el complejo de Edipo) si el niño no tiene una figura paterna con la cual pueda identificarse pues este no tendrá de una manera directa conductas masculinas con las que se pueda identificar ya que no hay una figura de su mismo sexo.

Los padres suelen sentir vergüenza por esas conductas afeminadas que el mundo le señalan como incorrectas de su hijo y este sentimiento se lo transmiten a los niños, los cuales comienzan a el sentir rechazo y aquí es donde ellos se aíslan. Pero esta conducta nadie afirma que será permanente, si se toman las medidas necesarias y se pone en manos de un psicoanalista (recomendablemente) se puede conocer la raíz del asunto. Como bien afirma Stoller ‘’La identidad sexual se construye en una dinámica familiar en la cual un hijo macho anatómicamente normal puede volverse masculino y considerarse a sí mismo un hombre. En otros casos puede volverse “femenino”, y considerarse a sí mismo hembra; cualquier resultado deviene de la psicodinámica de la familia (Stoller, 1975)’’

 ¿Qué pasa por la mente de un niño con padres que erotizan delante de este?

Luego de leer ‘’el análisis del análisis de un niño transformista’’ por Roberto Oelsner, pude interpretar de que además de que esta anomalía puede ser aprendida y hormonal, también puede ser por causa de los padres, que son los primeros que erotizan delante de sus hijos, causándoles a esta curiosidad cuando se besan, se acarician y luego se trancan en sus cuartos y dejan el niño excluido, pero con la curiosidad a flote. Este niño según relata Oelsner, tiene conductas afeminadas porque su padre es afeminado, pero debe satisfacer a su madre haciéndole creer que es su hombrecito, por eso asume un carácter bisexual.

¿Cómo se puede educar a la sana identidad sexual de un niño?

Según ABC Color (2016) Para educar a los hijos con una sana identidad sexual, hay que tomar en cuenta los siguientes elementos:

  1. Un hogar con un padre y una madre presentes, en el que cada uno sirve de modelo de su propio sexo, es importante para la constitución de la identidad sexual
  2. Hay que educar a los hijos en la igualdad -entre hombre y mujeres-, pero también en las diferencias.
  3. Inculcar que no es que haya actividades propiamente masculinas o femeninas, sino que formas de hacerlas.
  4. Un padre nunca debe dudar de la masculinidad de un hijo. Un niño con rasgos más femeninos necesita tener una buena relación con su padre para poder imitarlo. Pero si su padre lo ridiculiza o pone en duda su masculinidad, puede sentir aversión por el modelo paterno.
  5. Adoptar una actitud vigilante frente a la televisión, en la que se presentan conductas sexuales desviadas como una opción más, con la mayor naturalidad.

Finalmente debemos de comprender que durante la infancia no podemos hablar de manifestaciones afeminadas en chicos, ni de machito en niñas ya que no hay una preferencia genética claramente establecida. Más bien los padres o tutores, deben fomentar el bienestar tanto emocional como físico de sus hijos y en caso de notar algo que entiendan que no pueden sobrellevar, ponerse en manos de especialistas. La terapia familiar, terapia de juego y terapia infantil pueden ayudar en cuanto al manejo de dificultades con este tema.

Escrito por: Alexandra M. Ortiz Rodríguez

Referencias bibliográficas.

  • 1 Co 6: 9-10 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.’
  •  Velasco Sherry, 2006.  Male delivery: reproduction, effeminacy, and pregnant men in early modern Spain (en inglés)
  • Green, A .   LOS PADRES, EL NIÑO Y EL ANALISTA: ENCUENTROS Y DESENCUENTROS  http://dspace.uces.edu.ar:8180/xmlui/bitstream/handle/123456789/204/Los_padres_el_ni%C3%B1o_y_el_analista.pdf?sequence=1
  •  Oelsner, R. S.F. El análisis del análisis de un niño transformista. https://www.apdeba.org/wp-content/uploads/Oelsner.pdf
  •  Federación Psicoanalítica de América Latina, 2010. DEL SUFRIMIENTO NARCISISTA AL DOLOR DE AMAR – TRASTORNOS DE GÉNERO EN EL PSICOANÁLISIS DE FAMILIA http://www.fepal.org/nuevo/images/stories/del-sufrimiento.pdf

El niño que tartamudea

Según el diccionario de la real academia española define tartamudez como: hablar o leer con pronunciación entrecortada y repitiendo silabas (tartamudear, 2019).

Gallego Ortega (2001) utiliza como sinónimos los términos tartamudez y disfemia e indica que se trata de un “trastorno funcional de la comunicación oral” que afecta el ritmo articulatorio de la palabra y que no deriva de ningún tipo de anomalía de los órganos fonatorios (citado por Rodríguez 2005, p. 13).

Este trastorno aparece cuando el niño esta desarrollando sus habilidades de comunicación y en el área cognitiva o por algún evento significativo en su desarrollo.

Cada caso de tartamudez será diferente y dependerá de la personalidad de cada niño que presente el problema. Aun no se conoce las causas de la tartamudez a pesar de que se han expuesto diferentes teorías.

Teorías sobre la tartamudez

Wendell Johnson (1959) al hablar sobre la tartamudez afirma: “Si uno nunca ha sido tartamudo, no puede tener ni la más remota idea del misterioso poder de desaprobación por parte de la sociedad de eso que llaman tartamudeo. Es tal vez, una de las influencias sociales más desmoralizantes, perplejas y aterradoras de nuestra cultura”.

 Desde los tiempos antiguos se han visto niños tartamudos, con diferencia que hoy en día se ve como un trastorno del habla mientras que antes se veía como lo que coloquialmente conocemos como “Mañas” y se le golpeaba con el fin de que produjera la palabra correctamente, ya que lo veían como un acto desagradable del niño.

Existen diferentes teorías del porque un niño tartamudea, sin embargo, no se ha tomado una teoría como la buena y valida.

  • “El equipo de Changsoo Kang, de los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, descubrió en 2010 varios genes relacionados con la tartamudez” (Sommer, M., 2014, citado por Gutierrez 2015).
  • Peter Fox de la Universidad de Texas en San Antonio descubrió que el hemisferio izquierdo es el que más se activa en las personas con fluidez, mientras que en los disfémicos se desplaza al hemisferio derecho (citado por Gutierrez 2015).
  • Según Sommer, el 5% de los niños empiezan a tartamudear entre los 3 y 6 años y el 1% de la población adulta mantiene la tartamudez (Sommer, M, citado por Guitierrez).
  • Existe mayor probabilidad de que dos hermanos nacidos el mismo día tartamudeen si son univitelinos que si son bivitelinos (Felsenfeld, S., 2002, citado por Guitierrez 2015).

 Características de un niño tartamudo

A pesar de que cada caso de tartamudez presentado por el niño será diferente a los otros existen características comunes en la mayoría de los casos.

  • Rehacer sonidos y silabas
  • Dilatación de sonidos
  • Bloqueos silenciosos
  • Sustitución de una palabra problemática o complicada
  • Reproducir palabras monosilábicas
  • Demora en medio de palabras

¿Quién interfiere en niños tartamudos?

   Muñoz afirma que “la logopedia es una especialidad que se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de alteraciones del habla” (sección logopedia para niños, par.1).

Al igual que cada trastorno es imprescindible el apoyo y buen manejo de los tutores y los familiares más cercanos, que se trate lo antes posible luego de la aparición del trastorno del habla, ya que mientras más rápido se trabaje mejores resultados se pueden tener, partiendo de un buen especialista en el área y buena terapia.

Es importante que refuercen las practicas asignadas en casa, como pueden ser: juegos con palabras y cantar.

Se recomienda que eviten las interrupciones cuando el niño habla.

 Estudios realizados

Experimento monstruo. Fue un experimento realizado por Wendell Johnson que sufrió de tartamudez cuando niño, fue realizado en 1939. Wendell creía que los niños tartamudeaban por falta de seguridad.

El experimento se basaba en 22 niños con problemas del habla y otros no, se dividieron en dos grupos, a uno se le premiaba cuando hablaban correctamente y otro que se le hablaba de mala forma cuando hablaban bien y hasta mal. El primer grupo desarrollo confianza mientras que el segundo iba cada vez peor, al punto que después de su adultez presentaban problemas de autoestima, seguridad e incluso tartamudez grave.

Los resultados no se dieron a conocer y años mas tardes la universidad pidió disculpas y una pensión y los que aún seguían con vida, por esta razón se llamó experimento monstruo.

En conclusión, el trastorno de la tartamudez que dificulta la comunicación, pero con la atención adecuada se puede moderar. Socialmente se considera solo como algo que el niño experimenta en la niñez y que cuando crezca pasará. Un logopeda, un terapeuta del habla, un terapeuta del aprendizaje o un terapeuta intanfil pueden ayudar a superar esta dificultad.

 Escrito por: Jashlie Cristal Joga Soto

Referencia bibliográfica

Rodríguez, P., & Silva, C. (1985). Perfil de la tartamudez y del tartamudo. Revista Latinoamericana de Psicología, 17 (1), 87-112.

la tartamudez en TTM/ fundación Española de tartamudez, recuperado de https://www.fundacionttm.org/la-tartamudez/la-historia-de-la-tartamudez/

Tartamudez (2019) en diccionario de la real academia española (23. Ed) madrid, España: Real Academia Española.

Muñoz M. (2015) logopedia para niños. en guía infantil. Recuperado de https://www.guiainfantil.com/educacion/logopedia/index.htm

Rodríguez, P. (2005). hablan los tartamudos: ¿Que es la tartamudez? Caracas, Venezuela. Recuperado de https://books.google.es/books?hl=es&lr=lang_es&id=TIP6XE0Ql-AC&oi=fnd&pg=PT7&dq=definici%C3%B3n+de+tartamudez+en+psicolog%C3%ADa&ots=H8tbigrPqB&sig=VxiYJr1QnaF_gLqTEtPtLsYHDX0#v=onepage&q=definici%C3%B3n%20de%20tartamudez%20en%20psicolog%C3%ADa&f=false

Gutiérrez, J. (2015). Aceptando la tartamudez: fundamentación teórica. (Tesis de grado). Universidad de Valladolid, caracas, Venezuela. Recuperado de http://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/10651/1/TFG-G1080.pdf

 

 

Mi hijo es altamente sensible ¿Qué hago?

La alta sensibilidad es un rasgo innato que posee el 20% de la población mundial, últimamente se están identificando más personas con este rasgo o don así que, esta escala está subiendo.

La alta sensibilidad consiste en que el individuo o en este caso el niño se ve continuamente, por no decir eternamente, a una saturación y sobre-estimulación de estímulos sensoriales, tanto externos como internos.

Se debe a una reactivación en el sistema nervioso-cognitivo,  sensibilizando todos los aspectos cognitivos como la memoria, las emociones y los sentidos.

¿De dónde proviene este fenómeno?

Es un rasgo innato, aun no hay una investigación o una teoría neuro-científica que explique oficialmente este rasgo, simplemente se nace con él, “los bebes que son altamente sensibles, comienzan desde el vientre de la madre a sentirse inquietos”. (Dra. Teresa quintana, 2018) y a veces lloran, provocado por los estímulos exteriores y/o por la sensaciones que tenga la madre, ellos lo sienten un poco más de lo normal.

No es una enfermedad

Lamentablemente debido al desconocimiento de este rasgo o fenómeno en los niños, se ha llegado a diagnosticar erróneamente  a causa del parecido que tienen a distinto síndrome y condiciones tales como: autismo, asperger, déficit de atención con hiperactividad etc…, es que simplemente son niños que tienen la habilidad de ver y sentir las cosas de una manera distinta, intensa y profunda, experimentando sobre-excitación en las emociones y en los sentidos.

¿Cómo son los niños altamente sensibles?

Los niños altamente sensibles debido a su alta sensibilidad aprenden de una manera más rápida, porque al vivir las cosas con más intensidad, su aprendizaje cognitivo está más activo, también los lleva a desarrollar un aprendizaje emocional, a conocer más a fondo sus emociones, es por esto que estos niños a una muy corta edad tienen un empatía tan precisa que los hacen conectar de una manera sana y natural con las personas a su alrededor.

En el ámbito escolar estos niños conectan más con los profesores y con los compañeros que ellos consideran buenos y si, se les hace difícil hacer amigos, por esto son muy exigentes en ese aspecto. “Muchas PAS tienen un sistema de valores internos, una búsqueda continua del sentido, esto es muy importante para ellos, no paran de darle vuelta a las cosas, todo lo analizan buscando un trasfondo, estos poseen valores como: honestidad, justicia, conciencia medioambiental o sea, conectan con la naturaleza, con los animales y respetan a los demás” (kathrin sohst, 2017).

La mayoría de los niños altamente sensibles son extrovertidos, porque debido a su alta empatía y simpatía hacen amigos con gran facilidad, esto va a depender de la crianza, desarrollo y amor acorde a su alta sensibilidad, de lo contrario, si es un niño que ha sufrido mucho y ha tenido malas experiencias con compañeros o personas, serán introvertidos y correrán al aislamiento y a la soledad.

Algunas señales de que un niño es altamente sensible:

Se sobre estimulan fácilmente. Le molestan las luces, el ruido y los olores fuertes.

Sus reacciones emocionales son intensas. Siente mucha felicidad, o mucha tristeza.  Sus sentimientos se lastiman con facilidad y se toma las cosas de manera personal.

No le gusta ver caricaturas o películas violentas. Si sale una escena que le asusta o lo incomoda, prefiere voltear hacia otro lado o salir del cuarto. Esto también pasa con escenas de la vida real. Por ejemplo, sufre al ver que un compañero es molestado.

Es muy sensible a la crítica y no tolera el conflicto. Por esto, puede ser muy perfeccionista e indeciso.

Es muy observador y perceptivo: “lee” la mente de los demás. Se da cuenta de todo. Cambios en el tono de voz, gestos, lenguaje corporal, emociones, etc.

(Elaine Aaron, 1997)

Pautas para educar a niños altamente sensibles

Evitar la sobre protección. Independientemente de la sensibilidad del niño, no importa el programa de educación que implementemos, hay que ser consciente de que habrán situaciones que el niño tendrá que enfrentar solo, como parte de su crecimiento. Debe aprender que el mundo es complejo y que no todos perciben el  mundo como él.

Comprenderlos. Comprenderlos en el sentido de que son altamente sensible tanto física como emocional y que van a necesitar todo el amor que sea posible de parte de los padres, habrán ocasiones en que mantener un buen dialogo será de un gran apoyo para ellos ya que, surgirán muchas preguntas por parte de ellos y que exista esta comunicación, se sentirán que no están solos.

 Atiende sus necesidades. Los intereses de los niños altamente sensibles son muy distintos a los niños normales, tienen cierto interés a cosas más profundas, disfrutan muchos del tipo de conversaciones con un trasfondo filosófico, les gusta el arte y aman la música,  porque al tener la audición tan desarrollo la disfrutan de una forma que solo ella siente, por esto permíteles exploras sus intereses.

Gusto particular a la soledad. Estos niños disfrutan mucho su soledad porque aunque no lo crean, en ocasiones les gusta estar con ellos mismos, esto desarrollará una introspección e intuición en ellos a una temprana edad, conocerse así mismo, ser niños felices y capaces de hacer su don su más grande fortaleza.

Al final, el mayor deseo de estos niños en el trascurso de su desarrollo, es sentirse amados y que no están solos, porque saben que son diferentes, que sienten diferente y para ellos estos es abrumador, pero donde haya amor y compresión en sus vidas, esto hará que confíen en ellos mismos, en su sensibilidad, en las personas y en su forma de ver las cosas.

 

 

Bibliografía

(María T. Quintana, libro reino de la sensibilidad, editorial Letrame, publicado en 15 de feb. 2018).

 (Elaine N. Aaron, libro hight sensitive person, editorial broadway books publicado en 2 de junio 1997)

  (Kathrin sohst, libro el poder de la sensibilidad, editorial Ariel, publicado en 7 de feb. 2017).

 (Valeria Sabater, articulo. Niños altamente sensibles, publicado en www.lamenteesmaravillosa.com/amp, noviembre 4, 2014)